lunes, 8 de agosto de 2016

LAYER CAKE DE CHOCOLATE CON MASCARPONE Y FRUTAS

Con este calor y en pleno agosto, no es que sea una época muy indicada para hacer una tarta fondant, pero yo me animé hacerla para una comida con mis compañeros de trabajo, al final, tres tartas preparé, dos de ellas ya habéis visto y os traigo este Layer cake de chocolate en dos capas relleno de crema mascarpone, mermelada de fresas y frutas.


Bizcocho de chocolate

200 gr. azúcar
6 huevos
200 ml. aceite girasol
70 ml. agua
300 gr. harina con levadura
100 gr. cacao en polvo

Thermomix

Colocamos la mariposa en las cuchillas de la thermomix, echamos el azúcar y los huevos y programamos 10 min/37º/vel 3. 

Tamizamos la harina con el cacao en polvo.

Volvemos a programar sin temperatura, 10 min/vel 3, y vamos introduciendo el aceite y el agua, después añadimos la mezcla de harina y cacao, y mezclamos hasta que la crema no tenga grumos, más o menos un par de minutos. 

Repartimos la masa en dos moldes, previamente rociados con spray desmoldante o untamos con mantequilla, horneamos a 180º durante 25 minutos.

Si no tenéis thermomix podéis mezclar los ingredientes con la batidora de varillas, siguiendo las instrucciones anteriores. 


Crema Mascarpone

500 ml. nata vegetal
400 gr. queso mascarpone
40 ml. aroma de vainilla 

Batimos los tres ingredientes hasta que este la crema muy consistente y espesa, yo lo he añado azúcar porque la nata vegetal que uso es aromatizada y dulce. Si utilizais nata normal tenéis que añadirle 200 gr. azúcar glass. 

Para montar la tarta, primero bañamos los bizcochos con almíbar de licor 43, después cubrimos con mermelada de fresas, trocitos de fresas, cerezas y plátanos, cubrimos con la crema de mascarpones, colocamos la otra capa de bizcocho y cubrimos la tarta con el resto de crema mascarpone. 

Decoramos con láminas finas de fondant de chocolate dos colores, por arriba echamos virutas de chocolate. 




Una tarta con un intenso sabor a chocolate, chocolate, combinado con las frutas es una delicia.

martes, 2 de agosto de 2016

TARTA DE RICOTTA CON PIÑA Y MANGO

Como bien sabéis las tartas de queso son mis favoritas, sobre todo las horneadas, hoy os traigo una versión con queso italiano, mermelada de piña y mango, terminamos por decorar con gelatinas de piña. 

400 gr galletas 
80 gr mantequilla
600 gr de queso ricotta
400 gr nata
6 huevos
200 gr leche condensada
Ralladura de Lima 
Mermelada de piña y mango 
Gelatinas de piña

Pon las galletas en el vaso y tritura 5 segundos a velocidad 7-9. Añade la mantequilla y programa 5 min/80/vel 3.

Echamos la mezcla de galletas en el molde y extendemos para cubrir la base y los laterales, refrigeramos mientras preparamos la crema de queso.

Este cheesecake lo vamos a hacer al baño maría en el horno, así que antes de empezar con el relleno, ve poniendo una base o una bandeja con agua caliente. Pon el horno a 200ºC con calor arriba y abajo mientras seguimos trabajando. 
Pon los huevos en el vaso, y bátelos 30 segundos en velocidad 5. Añadimos la leche condensada, la nata, la ralladura de lima, y el queso, mezclamos 30 seg/vel 5.

Sacamos el molde del frigorífico y echamos la crema dentro, metemos en el horno, y horneamos 60 minutos a 180º, con calor arriba y abajo, dejamos enfriar dentro del horno. 

Una vez frio el cheesecake, decoramos con mermelada de piña y mango, y con gelatinas de piña. 





Lo ideal de este tipo de tartas, es hacerlas con un día de antelación, para que tenga la consistencia adecuada.

lunes, 1 de agosto de 2016

YOGUR GRIEGO DE ARANDANOS


Nueva remesa de yogures caseros, esta vez yogur griego de arándanos.  Para hacer esta receta necesitaremos: 

1 litro de leche Bio
1 yogur Bio
200 gr. arándanos
2 cucharadas de stevia natural 

Mezclamos los ingredientes a temperatura ambiente, yo los mezclé con la thermomix, porque así los arándanos se trituran con el resto de ingredientes y no quedan trocitos, podéis triturar con batidora también. 

Echamos la crema en los vasitos de yogur, que colocamos en la yogurtera, dejamos cuajar durante 8 horas, pasado ese tiempo tapamos los yogures y refrigeramos en el frigorífico durante 4 horas, 

Una vez que estén los yogures fríos, echamos estos en el envase de la quesera que trae algunas yogurteras, dejamos la crema de yogur en dicho envase durante un par de horas, para que suelte todo el suero, con ello conseguimos que los yogures estén cremosos y espesos, sin nada de líquido. Si no tenéis el envase, podéis utilizar algún tipo de gasa. 

Cuando veamos que el suero se ha separado de la crema de yogur, volvemos a llenar los tarritos con el yogur sin el suero, tapamos y llevamos al frigorífico durante un par de horas antes de consumir, yo esperé cuatro horas, así resultan más cremosos, con más consistencia a yogur griego.